Somos una empresa familiar dedicada a la producción artesanal y tradicional del foie gras o hígado graso de pato, ya la elaboración, despiece y envasado de una amplia gama de productos de pato de excepcional calidad.


L'ÀNEC DELS PIRINEUS, SL. se fundó en 1989. Ahora la segunda generación de la familia, liderada por Eduard Batlle, lleva las riendas de la empresa con más de diez trabajadores especializados en esta actividad para garantizar la excelencia de la materia prima y la calidad de nuestros elaborados.


Así podemos ofrecer una selección de productos de gran categoría, con el sello de procedencia de L'Ànec dels Pirineus, consolidado como producto de alta calidad entre los profesionales del sector, destacando los más reconocidos cocineros de la gastronomía local.

Las instalaciones

En la comarca del Gironès entre las Gavarres y las Guilleries se encuentra el municipio de Bescanó, ubicado en la orilla derecha del río Ter. Los pueblos de Vilanna, Bescanó y Montfullà, que forman parte de este municipio, comparten un paisaje mediterráneo de colinas boscosas y campos fértiles. Aquí podemos controlar todo el proceso de crecimiento de los patos, asegurando que éstos viven con las mejores condiciones, en un entorno muy parecido a los humedales y hábitats naturales donde se suelen encontrar en estado salvaje. La nave donde posteriormente procesamos y hacemos toda nuestra elaboración artesanal está ubicada cerca de la granja, en el pueblo de Bescanó. También ofrecemos un abanico de nuestras especialidades y una selección adicional de varios productos gourmet en nuestra propia tienda, que se encuentra en la C / Caterina Albert Naves 1-2 del sector industrial de Montfullà, Bescanó.


Los patos

El pato que se cría es el de raza mulard. Es un pato tranquilo, fácil de criar, educar y embocar. Engorda con facilidad, alcanza un peso superior a los 4 Kg, y da un buen hígado, denso, graso. Los patitos llegan a las granjas con 3 días de vida, y pasan los primeros 15 días en naves climatizadas, sobre camas de virutas de pino desarrollando su fino plumón amarillo. Pasado este tiempo, los patos están al aire libre durante unas 12 semanas, en lugares donde tienen acceso a agua, sombra y comida sin que se les suministre ningún tipo de hormonas ni antibióticos.


Cuando han llegado a la edad óptima para poder asumir la fase de engorde, corroborado por los estrictos controles de equilibrio de peso y de salud a los que están sometidos, los patos pasan a unas naves climatizadas donde se embuchan dos veces al día exclusivamente con maíz entero previamente escaldado para facilitar la digestió.Como aves migratorias que son, convierten el almidón de maíz en materia grasa que almacenan en su hígado, y en 2 semanas de embuchado consiguen una carne e hígado excepcionales.


Para garantizar la máxima calidad de nuestro producto, el pato es sacrificado en el matadero integrado en las mismas granjas. Una vez eviscerado se transporta a las instalaciones de la empresa, donde hacemos su despiece, envasado y distribución.


En todo el proceso hasta el etiquetado, cada etapa de fabricación se lleva a cabo por nuestro equipo de profesionales, de un gran saber hacer tradicional unido al uso de técnicas modernas y tecnología punta que, junto con los medios informáticos, ayudan a mejorar las condiciones de higiene y velar por el respeto escrupuloso de las normativas vigentes.